Web oficial del Ayuntamiento de Navarrevisca (Ávila).
Web oficial del Ayuntamiento de Navarrevisca (Ávila).

Restos arqueológicos

LA EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL LUGAR DE LA MESA (NAVARREVISCA)
NOTAS PARA TENER EN CUENTA ANTES DEL TRABAJO DE CAMPO
Por Francisco Fabián, Arqueólogo de la Junta de castilla y León

  • Tumbas antropomorfas
  • Ermita de San Pedro
  • Los Restos arqueológicos de la Ermita de San Pedro y  las Tumbas antropomorfas son conocidos de antaño. Se componen de las ruinas de una antigua ermita, la Ermita de San Pedro, y las tumbas antropomorfas talladas en la roca.
  • El Ayuntamiento de Navarrevisca ha querido poner en valor este patrimonio de todos, y profundizar en la historia y la arqueología propias. Por ello se tomó la decisión de investigar en torno a los restos arqueológicos del cerro conocido como La Mesa.
  • Existen restos adicionales junto a los ya conocidos de las tumbas antropomorfas y la Ermita de San Pedro. Se trata de el basamento de un antiguo edificio con una parte de un muro circular, que pudiera ser el ábside de otra ermita.
  • Jose Antonio Calvo Gómez, en su libro «El Monasterio de Santa María de Burgohondo en la Edad Media» nos da algunos datos interesantes.
  • Para empezar, se evidencia la tensión que ha existido entre el Obispado de Ávila y la Abadía de Burgohondo a lo largo de los aproximadamente 8 siglos de existencia de la abadía. Los clérigos «no son nombrados por concurso, ni examinados sinodalmente, sino por designación del abad» (pag 75), en varias parroquias, entre ellas la de Navarrevisca. Es decir, que en Ávila miraban con recelo la independencia de que hacía uso la Abadía de Burgohondo.
  • Estos restos apoyan la teoría de que el territorio del Alto Alberche estuvo habitado durante toda la Edad Media, probablemente con poblaciones de origen tanto musulman como visigodo (pag 83). El proceso de deforestación generalizada del territorio por aumento de la presión ganadera tuvo lugar entre los años 780 y 1049. Calvo Gómez cita a Manuel Gómez-Moreno que dice «… eran bosques impenetrables y deshabitados los valles que se hunden entre la Paramera de Ávila… y las estribaciones de la Sierra de Gredos … se pobló de aldeas aquella tierra, hermosa y fértil dentro de su indomable fragosidad» (pag133).
  • Alrededor del S. XV se evidencia un crecimiento importante de la población del valle, por las iglesias que «empiezan a erigirse en los núcleos de población más importantes (…) Navaluenga, Navaquesera, Navalosa, Navalacruz, Hoyocasero, Navalvado y Navarrevisca» (pag 103) En aquella época en algunas de las aldeas locales no había más que ermitas y la población estaba creciendo (pag 119). ¿Sería la de San Pedro una de aquellas, que quedó desplazada con la construcción en aquellos primeros años de 1400 de la Iglesia de Navarrevisca? Eso parece (pag 198)
  • La permanencia de poblaciones de origen visigodo, aún en tiempos de dominación musulmana puede apoyar la pervivencia de lugares apartados estratégicos o de especial significación espiritual, como las remotas ermitas. Estos lugares pudieran incluso ser ya en tiempos pre-romanos lugares de culto con piedras de formas llamativas que han sido a veces esculpidas o talladas. Lejos de los lugares más centrales y accesibles que «representan el peligro» incluso por la presencia de «fuerzas militarizadas» musulmanas (pag 134)
  • Parece que las tierras eran recorridas con frecuencia por pastores con sus ganados, parte de una población rural y dispersa. Los lugares de culto eran también de reunión social. Hasta 29 lugares estaban habitados, «muchos de ellos despoblados luego». 9 de ellos tenían iglesia, y de estos sólo Navalvado (que estaba cerca de Navalosa) y el lugar de Los Santos no han llegado hasta nuestros días. Estos lugares se nombran en los documentos que se refieren a los diezmos que se pagaban a la Abadía de Burgohondo, como centro de autoridad y principal propietario del valle. Estas parroquias permanecieron unidas a la Abadía «hasta su extinción en las últimas décadas del S XVIII»
  • El Lugar de Los Santos puede referirse al antiguo poblamiento junto a Hoyocasero (pag 201), que conserva el nombre de la Ermita que allí se alza. Pero el famoso Pleito de 1357, que consolidó el poder e infuencia de la Abadía de Burgohondo frente al Obispado de Ávila, se refiere entre otros asuntos, al problema pastoral de las iglesias de Los Santos, que eran 3, San Pedro, Santa Coloma y Santa Marina. El obispo Gonzalo de la Torre menciona «… las yglesias de San Pedro y de Santa Coloma y de Santa Marina, que son en el aldea que llaman Los Santos…» y más adelante «… en la dicha yglesia de San Pedro del lugar de Los Santos, sobre que eran e son pleitos movidos en corte de Roma…» (pag 246) No era de extrañar la amenaza sentida en la capital abulense, frente a una abadía que extendía su influencia en aquel entonces desde el Tiemblo hasta Piedrahita, pasando por las Cinco Villas. Ganaba la abadía, conservando diezmos e influencia de amplias tierras, con la contrapartida de un pago simbólico en reconocimiento de la supuesta autoridad superior del obispado y catedral de Ávila.
  • Es decir, según Calvo Gómez, que todo el área de los restos de La Mesa pudiera ser el antiguo poblado conocido como Los Santos, que tenía tres ermitas. ¿Será este edificio la segunda de aquellas? ¿Santa Coloma, o Santa Marina? Precisamente observa el autor del libro lo que parece ser el «ábside de una de las otras iglesias», lamentando la ausencia de «estudios detallados» (pag 211)
  • El Ayuntamiento de Navarrevisca contactó con Francisco Fabián, el arqueólogo de la Junta de Castilla y León, con quien se acordó la dirección del descubrimiento de este edificio enterrado. Las primeras catas del terreno confirman la existencia de este edificio.
  • Se ha firmado también un acuerdo de cesión de los terrenos del yacimiento con la propiedad, el Asocio de Collado Viejo, que amablemente ha accedido colaborar para el estudio de la zona.
  • ¿Qué se descubrirá? La colaboración de todos los vecinos y vecinas de Navarrevisca, especialmente el Colectivo Los Altruistas, hará posible la realización de este sueño, que esperamos que desvelará alguno de los secretos de la Historia de Navarrevisca.